Nutrición en Trastornos de la Conducta Alimentaria en Las Palmas

Nutrición en Trastornos de la Conducta Alimentaria En Las Palmas

En España, se estima que los Trastornos de la Conducta Alimentaria afectan entre el 4,1% y el 6,4% de las mujeres entre 12 y 21 años. Los efectos de los Trastornos de la Conducta Alimentaria en la salud son diversos, afectando negativamente a niveles psicológicos, ginecológicos y gastrointestinales, entre otros, por lo que es esencial un correcto abordaje y seguimiento multidisciplinar.

¿Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria constituyen un grupo de trastornos mentales caracterizados por una conducta alterada ante la ingesta de alimentos o la aparición de comportamientos para el control de peso. Estas alteraciones suponen complicaciones tanto a nivel físico como a nivel psicológico, afectando tanto al propio/a individuo/a como a su entorno. 

Las actuales clasificaciones de los Trastornos de la Conducta Alimentaria incluyen: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, pica, trastorno de rumiación, trastorno de evitación/restricción de la ingesta de alimentos, trastorno de atracones y otras alteraciones menos específicas como pueden ser la vigorexia y la ortorexia. 

Enfoque multidisciplinar: el binomio nutrición-psicología

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria no son únicamente un signo de problemas con la alimentación, sino que reflejan la manera en que algunas personas afrontan sus problemas del día a día. La ingesta/restricción del alimento es una forma de controlar y calmar la ansiedad ante ciertas situaciones y emociones negativas que no son capaces de dominar y de gestionar. 

En nuestra consulta nutricional enfocamos el tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria de forma multidisciplinar, actuando en colaboración con un/a profesional de la psicología para abordar, de forma eficiente, tanto las complicaciones nutricionales como psicológicas. 

Signos de alerta

La prevención de los Trastornos de la Conducta Alimentaria es un aspecto fundamental, especialmente entre la población preadolescente y adolescente, ya que son los que se encuentran en una situación de mayor riesgo de sufrir un Trastorno de la Conducta Alimentaria. 

Las señales de alarma son aquellos comportamientos que pueden estar relacionados con la posible existencia de un Trastorno de la Conducta Alimentaria, como son: 

  • Utilización injustificada de dietas restrictivas.
  • Preocupación constante por la comida y sentimiento de culpa por haber comido. 
  • Evitar comidas en familia. 
  • Pérdida de peso injustificada. 
  • Miedo y rechazo exagerado al sobrepeso. 
  • Percepción errónea de la imagen corporal. 
  • Práctica de ejercicio físico de forma compulsiva con el único objetivo de adelgazar. 
  • Amenorrea (ausencia del ciclo menstrual durante, como mínimo, 3 meses consecutivos debido a la desnutrición en la mujer). 
  • Otros síntomas físicos debidos a la desnutrición: frío en las manos y pies, sequedad de la piel, estreñimiento, palidez o mareos, caída de cabello…
  • Alteración del rendimiento académico o laboral.  
  • Aislamiento progresivo.  
  • Aumento de la irritabilidad y agresividad.  
  • Aumento de los síntomas depresivos y/o la ansiedad.  
  • Comportamientos manipulativos y aparición de mentiras. 

Los signos de alerta no se tratan de criterios diagnósticos y, por tanto, no confirman la enfermedad. Pero a pesar de no ser válidos para diagnosticar un Trastorno de la Conducta Alimentaria, son señales que pueden informarnos sobre su presencia, de modo que es recomendable que, ante estas señales, se consulte con algún profesional sanitario especializado en esta clase de complicaciones. 

No esperes más

Si estás pensando en ponerte en manos de un profesional de la nutrición especializado en psicología de la conducta, no dudes en ponerte en contacto conmigo, estoy seguro de que juntos podremos modificar y mejorar tu actual relación con la comida, así como incrementar tu nivel de calidad de vida.